SENTENCIA PRIMERA INSTANCIA

El 14 de febrero del 2011, el presidente de la Sala Única de la Corte Provincial de Justicia de Sucumbíos, emite la sentencia en primera instancia, tras 18 años de espera. El juez señala a la petrolera Chevron, antes Texaco, como responsable del daño ambiental causado en la zona norte de la Amazonía ecuatoriana y por esa razón la condena al pago de 9,5 mil millones de dólares. También establece daños punitivos. En el fallo se señala que la petrolera debe pedir disculpas públicas a los afectados en 15 días, caso contrario, la sanción del castigo se duplicaría.

Leer sentencia fallo-primera-instancia

 

SENTENCIA SEGUNDA INSTANCIA

El 3 de enero del 2012, la Sala Única de la Corte Provincial de Justicia de Sucumbíos revisó la primera sentencia del caso Aguinda vs. Chevron, tras la apelación planteada por la petrolera Chevron, antes Texaco. En esta fecha, los magistrados de esta sala ratifican la condena (9,5 mil millones de dólares) y mantienen los daños punitivos, es decir, el castigo con el doble de la multa, si la compañía no pedía disculpas públicas a las víctimas del daño ambiental ocasionado durante su operación en las provincias de Orellana y Sucumbíos.

Leer sentencia fallo-segunda-instancia.

 

SENTENCIA TERCERA INSTANCIA

La Sala de la Civil y Mercantil, de la Corte Nacional de Justicia de Ecuador, el 12 de noviembre del 2013,emitió su fallo referente al trámite de casación interpuesto por la petrolera Chevron, antes Texaco. En esta instancia, la sala de la Corte ratificó el daño causado por la compañía en las provincias de Orellana y Sucumbíos, norte de la Amazonía ecuatoriana. La Corte condenó a la petrolera al pago de más de 9, 5 mil millones de dólares, sin embargo, retiró el castigo punitivo; es decir, que Chevron, ya no debía pedir disculpas públicas a las víctimas y tampoco pagar el doble por esta sanción. El fallo ratifica el castigo por el daño ambiental.

Con este dictamen, se agotaron todas las instancias regulares de la justicia ecuatoriana, lo que lo vuelve un veredicto en firme.

Leer sentencia fallo-tercera-instancia

Back to Top