THE CASE

On November 3, 1993, 75 people, including settler-farmers and indigenous people of the Cofan, Secoya and Kichwa nationalities from the Orellana and Sucumbios provinces, filed a class-action lawsuit against the oil company Texaco in the Southern District Court of New York. They accused the company of polluting the environment and affecting public health due to the use of cheap and outdated technology during its oil exploitation activities in the Ecuadorian Amazon (1964-1990). Organizations of farmers, women, human rights advocates, young people, neighborhoods and other unions decided to support the lawsuit and called for more social organizations in the region to form a coalition to support and sustain the developing case.
After various meetings between settler communities, indigenous nationalities, federations of social and farmer organizations, and non-governmental organizations, the Amazon Defense Front was formed on May 16, 1994.

In an effort to evade liability, Texaco signed with the Ecuadorian State an “environmental reparation” contract, implemented in 1996. The “environmental” work carried out by Texaco was questioned by the plaintiffs and later by the Comptroller General of the State (Ecuador Control Agency, which has an obligation to ensure compliance with contracts that any entity signs with the Ecuadorian State).

Under pressure from the oil company, on August 16, 2002 the Court of Appeals in New York decided to send the case to Ecuador. The plaintiffs unanimously decided to continue with legal action and on May 7, 2003 the lawsuit was filed in the Superior Court of Nueva Loja, Ecuador. On October 21 of that year, thousands of affected people mobilized to the city of Nueva Loja to participate in the hearing that initiated this historic trial; this is the only case in the world where people directly affected by a transnational oil company have been able to execute justice in their own country. Since then, the communities have been in constant action to monitor the judicial process and to make important decisions related to the case.

SENTENCE

On February 14th, 2011,18 years after the affected people began their legal fight, the president of the Single Chamber of the Provincial Justice Court of Sucumbíos issued the sentence at first instance. The judge declared the oil company Chevron, formerly Texaco, liable for the environmental damage in the northern zone of the Ecuadorian Amazon and therefore condemned the company to pay $9.5 billion and set punitive damages. The verdict also included the measure that the oil company publicly apologize to the affected Ecuadorians in 15 days; otherwise, the penalty would duplicate.

Read the sentence fallo-primera-instancia

 
 

On January 3, 2012, the Single Chamber of the Provincial Justice Court of Sucumbíos reviewed the first sentence of the case Aguinda v. Chevron following the appeal filed by the oil company Chevron, formerly Texaco. On that date, the magistrates of the chamber ratified the $9.5 billion fine and maintained the punitive damages, that is to say, the sanction of a doubled fine should the company not publicly apologize to the victims for the environmental damage it caused during its operations in the Orellana and Sucumbíos provinces.

Read the sentence fallo-segunda-instancia.

 

The Civil and Mercantile Chamber of the National Justice Court of Ecuador, November 12, 2013, issued its ruling regarding the cassation procedure filed by Chevron, formerly Texaco. In this instance, the magistrates of the chamber ratified the damage caused by the company in the provinces of Orellana and Sucumbiós in the northern Ecuadorian Amazon. The Court ordered the oil company to pay more than 9.5 billion dollars, nevertheless, it withdrew the punitive sanction; that is to say, Chevron no longer needed to publicly apologize to the victims nor pay double the fine for refusing to do so. The ruling affirmed Chevron´s liability for the environmental damage.

Since this ruling was issued by Ecuador´s highest court, it represents the nation´s final verdict.

Read the sentence fallo-tercera-instancia;

 

THE LAWYER OF THE AFFECTED

Pablo Fajardo

View Profile

THE LAWYER OF THE AFFECTED

In the trial, the plaintiffs were concerned with proving, as the law requires, all charges against the oil company. Much of the trial evidence was produced and paid for by the defendant itself. In the record, more than 230,000 pages of information were accumulated, over 40 testimonies of people affected by Texaco’s operations were given, 106 expert reports were included (60 of which were paid for entirely by Chevron, Texaco’s successor company), more than 80,000 results of chemical samples taken from soil, water and sediment were produced, and various health studies conducted independently by foreign experts were presented to judges. The judge personally inspected and verified the damages in 54 sites operated by the oil company.
 

In conclusion, the existing scientific evidence is overwhelming, and it conclusively established the liability of the oil company with regard to environmental damages and social, cultural and economic impacts. On February 14, 2011, the President of the Provincial Court of Sucumbios, Judge Nicolás Zambrano, issued the first judgment against Chevron-Texaco. The verdict was in favor of the plaintiffs, and the oil company was sentenced to pay $9.5 billion for remediation of environmental damage, including cleaning soils, installing water systems and implementing health care for the area.

In addition, the judge imposed a punitive sanction: Chevron had to publicly apologize to those affected within a period of 15 days after the judgment. Failure to do so would increase the penalty to twice the amount of the issued fine. As the judge abided by this provision and Chevron refused to give an apology, Chevron was fined more than 19 billion dollars, a sum meant for implementing a recovery plan, strengthening ancestral villages, cleaning roads where the company had dumped crude oil, and producing an economic plan for farmers whose land has been affected by pollution.

ESTRATEGIA DE CHEVRON DURANTE EL JUICIO

La estrategia de Chevron para defenderse de las acusaciones ha sido evolutiva y con distintas orientaciones. En primer lugar intentaron demostrar su inocencia sacando a relucir argumentos, como:

  1. El Petróleo es un producto inocuo que no causa efectos negativos en la salud de las personas.
  2. La empresa utilizó la mejor tecnología existente en esos años.
  3. En el período de operación de Texaco, no existían normas o leyes que protejan el ambiente en el país;
  4. La empresa actuó de acuerdo al marco jurídico existente en el Ecuador;
  5. El Estado liberó a Texaco de toda responsabilidad;
  6. Texaco remedió la parte que le correspondía;
  7. Existía un consorcio, por lo tanto según Chevron, los dos socios son responsables del daño causado.

Todos esos argumentos en los que basó su defensa la petrolera, fueron desvirtuados por los demandantes dentro del proceso.
Una vez que Chevron se dio cuenta, que sus alegatos no eran consistentes y que la prueba en su contra era contundente, optó por fortalecer su presión política en contra del Estado ecuatoriano con el fin de obligar al Gobierno de la República del Ecuador a inmiscuirse en un litigio que es entre particulares. Para lograr su objetivo ha realizado algunas actividades entre las que se señalan:

  1. Lobby.- En este contexto, intensificó su campaña de lobby (negociación a distintos niveles) en los Estados Unidos . La tarea de los lobistas fue convencer a los Senadores y al Gobierno norteamericano para que no se celebren acuerdos comerciales con el Ecuador, hasta que el Gobierno de Ecuador suspendiera se inmiscuyera en la Función Judicial y dispusiera la suspensión del proceso.
  2. Procesos arbitrales.- Chevron hasta la actualidad ha planteado tres arbitrajes internacionales y solo ha tenido éxito en uno de ellos, al obtener un laudo favorable por 96 millones de dólares, que el Estado ecuatoriano deberá pagar a la petrolera. El tercer laudo aún está en proceso. Los arbitrajes internacionales son contrarios a los derechos de las poblaciones afectadas y deslegitiman la figura del arbitraje, como en este caso donde con sus resoluciones se extralimitan en sus competencias y dictan sentencias por sobre la independencia de los sistemas jurídicos y la soberanía de los Estados.
  3. Presión Política.- Hay documentos en los cuales se evidencia la forma como Chevron mantuvo fuerte influencia sobre distintas autoridades del Gobierno ecuatoriano. En la medida que el proceso judicial avanzó y se dejó que los jueces actúen de forma independiente, Chevron arremetió con una campaña de desprestigio al Gobierno y al sistema jurídico del Ecuador, intentando presionar políticamente a los jueces. Para esto usó los servicios de la Embajada de Estados Unidos en Quito.
  4. Ataque al sistema judicial ecuatoriano.- Desde el 2008 hasta al fecha, Chevron ha intensificado su campaña internacional en contra del sistema judicial ecuatoriano, pretendiendo convencer a la opinión pública nacional e internacional, que la justicia en el Ecuador no es independiente y por lo tanto ninguna sentencia que salga de las Cortes ecuatorianas debe ser ejecutada en el exterior. Adicionalmente, Chevron logró que un Juez de Nueva York, emita una resolución descalificando al sistema judicial de Ecuador, lo que fue suspendido posteriormente por un Tribunal Superior, lo que se ratificó en la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos.
  5. Ataque al equipo jurídico y técnico de los demandantes.- La última fase de la estrategia de Chevron se orientó a descalificar y de ser posible sacar de la defensa de los demandantes al equipo legal, dirigentes principales y expertos que conocen el tema.

ACCIONES PARA COBRAR A CHEVRON EN EL MUNDO

Chevron, preveyendo que la Corte ecuatoriana dictaminara en su contra por la cantidad e evidencia científica que demuestra la contaminación retiró todos sus activos del Ecuador con el propósito de evitar que los afectados puedan cobrarle por el daño ambiental cometido en la Amazonía ecuatoriana.  Es por esa razón, que los demandantes decidieron ejecutar la sentencia en otros países donde la petrolera posee bienes, tomando en cuenta que la sentencia ecuatoriana de segunda instancia emitida por la Corte Provincial de Sucumbíos, puede ser ejecutada en cualquier parte del mundo.

Los afectados recurrieron a las Cortes de Canadá, Brasil y Argentina. En los primeros dos países se realizan acciones para la homologación de la sentencia, mientras que en Argentina se aplicó la Convención Interamericana sobre Cumplimiento de Medidas Cautelares, lo que posibilitó que se haya dictaminado el embargo y se ha dado inicio al trámite de homologación de sentencia. Estos procedimientos tienen el único fin de que la compañía cumpla con la sentencia impuesta, para iniciar de manera inmediata los trabajos de reparación.

Acciones fraudulentas de Chevron

Chevron se valió de todas las vías posibles para intentar terminar con el juicio planteado por los indígenas y colonos de las provincias de Orellana y Sucumbíos y para eso no dudó en usar la vía fraudulenta. Compró laboratorios, Gobiernos, plantó falsos informes técnicos para buscar sitios no contaminados y hasta compró a un ex juez, Alberto Guerra, para armar la historia de que él había escrito la sentencia o que lo hicieron los demandantes, pagando por esto miles de millones de dólares, sin que no pasen de las mentiras. Ahora, Guerra vive en los Estados Unidos, protegido por Chevron, pero sin que pueda argumentar nada en contra del proceso, pues informes técnicos periciales han desmentido su versión e incluso, BAJO DECLARACIÓN JURAMENTADA EN LOS ESTADOS UNIDOS DIJO QUE LO NO TENÍA NADA EN CONTRA DE LOS DEMANTANTES Y QUE MINTIÓ A CHEVRON PARA LOGRAR UNOS CENTAVOS.

Sin embargo, a sabiendas de esto, la petrolera lo tiene como su testigo estrella.

Leer declaración juramentada: Declaración juramentada Augusto Zambrano

ACCIÓN EN ARGENTINA

El 6 de noviembre del 2012, el juez de los civil de Buenos Aires,  Adrián Elcuj Miranda, accedió al pedido de la justicia ecuatoriana bajo la Convención Interamericana sobre Cumplimiento de Medidas Cautelares y de ese modo ordenó el embargo de los activos de Chevron en Argentina por 19 mil millones de dólares. Esta acción fue promovida por el abogado de las víctimas en ese país, Enrique Brochou.

El embargo pesaba sobre acciones, dividendos y el 40% de las ventas de crudo de la filial argentina de la petrolera estadounidense Chevron. La orden de embargo alcanzaba al 100 por ciento de las acciones de Chevron en este país, así como a la totalidad de las participaciones en yacimientos petrolíferos y oleoductos.

El 30 de enero del 2013, la Cámara de Apelaciones de Argentina, desechó el pedido de la petrolera de retirar el dictamen y ratificó, sin modificación alguna, el embargo a los activos, bienes e inversiones de Chevron en ese país. Esta resolución adoptada, de manera unánime, por las tres magistradas que conforman la Cámara, da la razón a los demandantes y ratifican la legalidad de la sentencia emitida en las cortes ecuatorianas.

Sin embargo, el 22 de mayo, la Procuradora General de Argentina, Gils Carbó había argumentado que los sujetos embargados eran “sociedades constituidas en la República Argentina y en el Reino de Dinamarca”, lo que implica que tienen “personalidad jurídica propia y distinta de la de sus accionistas directos e indirectos, según lo estipulado por la legislación nacional”.

El martes, 4 de junio del 2013, La Corte Suprema de Argentina dejó sin efecto un embargo que pesaba por sobre los activos de Chevron. La Corte, en su fallo, hizo hincapié en un argumento; Chevron Argentina, que es una persona jurídica distinta de Chevron Corp. no participó en el juicio en Ecuador y de ese modo se retiró el embargo en ese país.

fallo-primera-instancia

fallo-segunda-instancia

fallo-corte-suprema-de-argentina

confirmacion-de-embargo-en-argentina

ACCIÓN EN CANADÁ

El 31 de mayo del 2012, el abogado canadiense Alan Lenczner, contratado por los afectados para llevar el caso en ese país, solicitó que la Corte canadiense reconozca la sentencia de los afectados.

El 4 de septiembre del 2015, la Corte Suprema de Canadá, ratificó su jurisdicción y sentenció que los demandantes de Ecuador tienen el derecho a buscar el reconocimiento de la sentencia en ese país.  El 20 de agosto de 2016, la Corte de Canadá negó la petición de Chevron, de no dar paso al caso, y luego de escuchar los argumentos de las partes decidió continuar con el proceso en Toronto. En esta  audiencia estuvieron miembros de la Unión de Afectados/as por Texaco (Udapt), encabezados por Humberto Piaguaje, coordinador ejecutivo de la organización, y Carmen Zambrano, representante de las víctimas.

Ellos además,  mantuvieron  importantes encuentros con líderes de organizaciones sociales e indígenas, ONG´s y representantes de medios de comunicación.

fallo-primera-instancia-c-suprema

fallo-segunda-instancia

fallo-tercera-instancia

 

Resumen de negocios

Canadá fue considerado uno de los 10 principales mercados para la inversión de Chevron en  el 2012.  Durante el 2011,  la compañía obtuvo 70.000 barriles diarios de equivalente de petróleo neto, lo cual lo coloca como el país con mayor capacidad de producción de petróleo en el  mundo en el período 2009 a 2010 y como el tercer país entre el 2010 a 2011.  La relación de Chevron con Canadá  tiene ya más de 70 años, en los que ha descubierto y explotado crudo y gas natural. Además ha desarrollado industrias para refinarlos y distribuirlos dentro de ese mismo país.

Chevron realiza sus operaciones a través de la subsidiaria: Chevron Corporation, que incluye a Chevron Canadá Ltd., Chevron Canada Finance Limited (ambas de propiedad absoluta de la empresa) y Chevron Canadá Resources de la cual es accionista.

Back to Top