Invisible harms, invisible profits: a theory of the incentive to contaminate

 

A partir de una investigación realizada en la Amazonía ecuatoriana, este artículo busca reelaborar el problema de la contaminación industrial. Las teorías críticas sobre el tema de la contaminación la entienden como un efecto secundario de un problema más grande del sistema capitalista. Esas teorías explican la omnipresencia del problema, a través de: (1) análisis de costo-beneficio, que determina que es más barato remediar los daños ambientales que prevenirlos; (2) la insuficiente regulación y supervisión del sector financiera, que moldean tales análisis de costo-beneficio; (3) la injusta externalización de los costos a terceras partes (generalmente personas y comunidades marginadas); y (4) contradicciones que son inherentes a la acumulación del capital que promueven la destrucción de las mismas condiciones ambientales de las que depende el capital. Curiosamente, incluso en los caso en que la contaminación es conceptualizada como una característica inherente y necesaria del capitalismo, aparece como el daño colateral, como un ‘subproducto no intencional’ del gran negocio, en lugar de una ‘imposición consciente de “poder sobre”’ un grupo particular de personas (De Angelis, M. 2004. ‘Separar lo que hace y la acción: el capital y el carácter continuo de los recintos’, Materialismo Histórico 12: 2, 57-87). Eso es curioso porque los pequeños agricultores y los pueblos indígenas afectados por un desastre devastador petrolifero en el Ecuador describen la contaminación de otra manera, como una especie de la guerra química dirigida contra las personas que “se ponen en el medio” de las operaciones extractivas. Al abordar la brecha narrativa entre las experiencias vividas de la contaminación y los discursos de expertos sobre el tema, este artículo introduce el concepto de un ‘incentivo para contaminar’. Mediante la ampliación crítica de las teorías predominantes, el concepto presta mayor atención al trabajo productivo que la contaminación hace para la industria petrolera, desafiando así las categorías socio-legales de la intención criminal que impiden la justicia ambiental.

Elaborado por la periodista estadounidense Lindsay Grace.

Para revisar el artículo completo haz click en la imagen o en el siguiente link: http://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/14735784.2017.1357478

Posted on agosto 23, 2017 in Sin categoría

Share the Story

About the Author

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top