CASO CHEVRON TEXACO – ECUADOR: ENTREVISTA A PABLO FAJARDO, DEFENSOR DE LOS 30 MIL AFECTADOS.

Es considerado el peor desastre ambiental en la historia de Ecuador, y uno de  los más graves en el mundo. Entre 1964 y 1990, la empresa petrolera Texaco derramó en la Amazonía ecuatoriana 80.000 toneladas de residuos tóxicos y más de 60 millones de litros de petróleo. Con estas acciones violó los derechos de la población local y destruyó para siempre un inestimable patrimonio de biodiversidad.

Dos pueblos ancestrales indígenas se extinguieron, las aguas subterráneas fueron contaminadas con tóxicos de hidrocarburo y hoy en día, basta con escavar unos pocos centímetros en la tierra para traer a la superficie restos de petróleo enterrados por Texaco.

En 1993, un grupo de indígenas presentó una demanda colectiva contra la empresa estadounidense, exigiendo una indemnización por los daños y por la violencia sufrida por treinta mil campesinos e indígenas de las provincias de Sucumbíos y Orellana. En 2013, Chevron – que en 2001 compró la Texaco – fue condenada a una compensación de 9,5 mil millones de dólares. Pero incluso ahora, cuatro años más tarde, el gigante petrolero de California se niega a pagar.

En Quito hemos encontrado al principal abogado de los afectados, Pablo Fajardo, quien en el 2008 recibió el Goldman Environmental Prize.

Abogado Fajardo, ¿por qué Chevron no compensa el daño causado en Ecuador?

Existe una impunidad corporativa global. En el caso de Chevron estamos hablando de una empresa con una facturación de más que cien mil millones de dólares. El problema no es de carácter financiero, sino la amenaza al sistema de impunidad corporativa que una compensación de este tamaño tendría como resultado.

¿Después de la sentencia final cómo está avanzando el caso?

En Ecuador los frentes abiertos son principalmente dos. El más importante es la Corte Constitucional. Después de la sentencia definitiva, emitida en Quito por la Corte Nacional de Justicia, Chevron presentó un recurso ante la Corte Constitucional. Esta Corte tendrá competencia únicamente en los casos de violación de los derechos constitucionales de las partes involucradas. Chevron solicitó la anulación de la sentencian y anhelamos que suceda lo más pronto posible.

El segundo frente se abre en Sucumbíos, en el norte de la Amazonía, donde está la sede del tribunal de primera instancia que tiene la obligación de cumplir la decisión. Aquí trabajamos con ciertas dificultades por que Chevron está obstruyendo el proceso judicial.

Ustedes se están moviendo con acciones de cobro también en el extranjero. ¿Puede explicar cómo?

En el extranjero, nos estamos moviendo en Brasil, Argentina y Canadá con acciones de homologación, que nos aseguran de que el juicio sea reconocido por las autoridades judiciales de estos países. Chevron retiró todos sus bienes y activos del Ecuador, por lo que es imposible ejecutar la sentencia en el país, en el que se produjo el daño. En estos tres estados hay empresas subsidiarias de Chevron y sólo en Canadá la compañía tiene una suma de 15 mil millones de dólares. Esto significa que si el tribunal canadiense validará el juicio en este país, con esta cifra se podría indemnizar a los afectados.

¿Cuál ha sido el rol del Gobierno ecuatoriano en este caso?

Desde que el caso empezó, en 1993, se sucedieron ocho presidentes en Ecuador. Los primeros siete favorecieron los intereses de Chevron Texaco. Correa en parte rompió este esquema afirmando que no se habría aliado ni con Chevron tampóco con los demandantes. Garantizó transparencia y seguridad juridica a las dos partes, y esto ha sido un duro golpe para Chevron, que de hecho presentó tres solicitudes de arbitrajes internacionales en contra del Estado ecuatoriano. Pero luego el Gobierno lanzó la campaña La mano sucia de Chevron que no tuvo éxito y fue sólo un costo para el Estado.

1

Hablando de los arbitrajes, al final el Estado ecuatoriano tenía que pagar a Chevron, en virtud de una decisión arbitral. ¿No es irónico, que hasta el momento la única compensación fue obtenida por la compañia petrolera?

Los arbitrajes no son más que una parte de la arquitectura de la impunidad corporativa. Sirven para proteger las empresas y sus accionistas. Los Estados son víctimas de los arbitrajes y de los tratados bilaterales de inversión, que no hacen nada sino garantizar las inversiones, sin tener en cuenta los derechos de los pueblos indígenas y de la naturaleza. Es una pena que el Estado ecuatoriano ha tenido que pagar a Chevron 112 miliones de dólares basándose en un Tratado bilateral de inversión, firmado en los años ’90 entre Ecuador y Estados Unidos.

La UDAPT está a favor de un tratado vinculante que imponga a las multinacionales el respeto de los derechos humanos. De que se trata?

En estos 23 años de lucha, los pueblos amazónicos han practicado una resistencia formidable. Muchos están cansados, y en esta etapa es importante avanzar en la construcción de una red global que nos una. Esta es la razón por la que somos parte de la campaña mundial presentada a las Naciones Unidas, para la creación de un instrumento jurídico vinculante. Los que se oponen a este proceso son los Estados Unidos, la Unión Europea, Rusia, China, Brasil. Es una vergüenza, su doble moral. Noruega por ejemplo, presume ser un país donde los derechos y la naturaleza son respetados. Pero el mayor fondo pensionístico noruego invierte en Chevron.

Actualmente, el daño en la Amazonía persiste. ¿Cuáles siguen siendo los impactos más graves?

Las poblaciones indígenas y campesinas continúan usando agua contaminada por hidrocarburos. Solo quedaron pocas fuentes de agua limpia. Es un crimen gravísimo y las consecuencias para la salud son aún más preocupantes.

2

¿Cómo se están organizando las comunidades para obtener la reparación?

En este momento estamos por un largo camino. El objetivo no es sólo que Chevron pague, sino que realmente se pueda reparar el daño causado por el petróleo. Lo que estamos haciendo es construir una propuesta de reparación que sea practicable y que se base en la participación de los afectados.

Esta es una larga lucha ¿qué consecuencias ha tenido en su vida?

Se han dado muchas amenazas y persecuciones. Chevron lleva a cabo campañas mediáticas en contra mío, para destruir mi imagen. Pero me importa poco. Me asustan las amenazas físicas, porque son amenazas reales y sí, me preocupan.

¿De qué manera la sociedad civil ha apoyado la causa y cómo debería apoyarla en futuro?

Muchas personas nos apoyan ofreciendo el tiempo y los recursos económicos que necesitamos para seguir con el caso. Creo que un paso importante es la información. Las personas bien informadas no son víctimas de ingaños. En mayo está el día internacional contra Chevron y queremos enviar un mensaje muy claro a las multinacionales: seguiremos oponiéndonos a los crímenes en contra de la humanidad.

 

Escrito por: Tancredi Tarantino y Silvia Fumagalli

Fotos: Silvia Fumagalli

Posted on abril 12, 2017 in noticias

Share the Story

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top