LA UNIÓN DE AFECTADOS/AS POR TEXACO A LAS AUTORIDADES ECUATORIANAS Y AL PAÍS

LA UNIÓN DE AFECTADOS/AS POR TEXACO A LAS AUTORIDADES ECUATORIANAS Y AL PAÍS

 

Quienes formamos parte de la Unión de Afectados/as por las Operaciones de Texaco en Ecuador, UDAPT, hacemos un llamado a parar la violencia y actuar de manera pacífica para garantizar los derechos de todos los habitamos de Ecuador.

Vemos con absoluta preocupación la forma en la que la violencia en todas sus manifestaciones está cada vez más presente en las relaciones a todo nivel, y entendemos que las poblaciones con mayor vulnerabilidad son más propensas a ser víctimas de este flagelo que se plasma en la cotidianidad, pero cuyo origen es estructural.

Quienes formamos parte de la UDAPT, y por haber sufrido todas las formas de violencia estructural, pues la mayoría de nosotros somos migrantes; los desplazamientos de los indígenas de sus territorios, el maltrato y la violencia a todo nivel y especialmente contra ancianos/as, mujeres, niñas y niños.  Nuestra realidad da cuenta del maltrato sistemático a las mujeres es naturalizado y los impactos de los desequilibrios sociales y económicas tienen mayor incidencia en ellas, exhortamos al Estado a implementar políticas públicas que ataquen de manera integral y profunda el problema, sin desviar la atención exacerbando otras violencias.

El machismo, el racismo y la xenofobia tienen que ser condenados, denunciados, prohibidos y penados desde todos los espacios, pero es deber del Estado implementar políticas públicas y presupuestos que permitan combatirlo de manera integral, sin crear más temores, incertidumbres y mayores conflictos.  Invitamos al Estado a actuar apegado a sus obligaciones para con sus ciudadanos, a defender y garantizar los derechos humanos, promoviendo una acción transparente y efectiva de las instituciones del Gobierno.  De igual manera demandamos a todas las funciones del Estado a cumplir sus obligaciones con ética y responsabilidad. Hacemos un especial llamado a la justicia a responder a la población, recuperar su independencia y evitar que la impunidad siga campeando en el país, en perjuicio de los menos favorecidos.

De igual manera conminamos a todos los gremios, organizaciones no gubernamentales, sector privado y organizaciones sociales a impedir todo tipo de violencia e intolerancia, a no fomentar relaciones de poder que violen la dignidad y los derechos humanos, que respetemos a los/las otros/as en todos los sentidos, que reconozcamos la diferencia y nos conduzcamos en un escenarios de paz y solidaridad.

Proponemos entrar en un acuerdo nacional que nos permita construir un futuro digno para estas y las próximas generaciones, que el machismo, el sexismo, el racismo y la xenofobia sean superados en un sistema de relaciones justas y equitativas. Superemos la violencia y aprendamos a convivir en paz, con dignidad.

 

Posted on enero 31, 2019 in Sin categoría

Share the Story

Back to Top