SENTENCIA DE LAGO AGRÍO SÍ FUE ESCRITA POR JUEZ NICOLÁS ZAMBRANO

chevron tóxico

chevron_tóxico

SENTENCIA DE LAGO AGRIO SÍ FUE ESCRITA POR JUEZ NICOLÁS ZAMBRANO REVELA EXAMEN FORENSE INFORMATICO CONFIDENCIAL 

SE DESVANECEN LAS ACUSACIONES DE FRAUDE Y DE UN “ESCRITOR FANTASMA”

Quito-Ecuador, 20 de abril de 2015.- Un informe forense realizado por un reconocido experto norteamericano en el marco del arbitraje que lleva Chevron contra el Estado ecuatoriano en un Tribunal Inversiones con sede en la Haya, revela importantes datos que certifican que la sentencia que condena aChevron fue escrita por el Juez Nicolás Zambrano en la computadora de la Corte de Sucumbíos.

Christopher Racich, perito experto en informática y fundador de la prestigiosa firma Vestigant, fue designado como experto para el análisis de las imágenes forenses de los equipos informáticos de la Corte Provincial de Sucumbíos, donde el Juez Nicolás Zambrano afirma haber escrito la sentencia. Este inusual e invasivo procedimiento fue ordenado por el Tribunal arbitral bajo pedido de Chevron y oposición del Gobierno de Ecuador, argumentando que ahí se encontrarían las pruebas definitivas del fraude que alega se ha cometido en su contra.

Sin embargo, lejos de esto, según el análisis del experto, el documento de la Sentencia (llamado Providencia.docx) fue creado el 11 de octubre de 2010 (mismo día en que el Juez Nicolás Zambrano asumió la competencia en el caso) y “fue grabado en las computadoras de Zambrano al menos 439 veces entre esa fecha hasta el 4 de marzo de 2011”.

Aunque el informe del experto Christopher Racich está clasificado como Confidencial por pedido de Chevron, una persona aparentemente vinculada a la compañía lo reveló mediante las redes sociales. El informe (disponible aq) que es parte de las pruebas para el Tribunal Arbitral de La Haya, deja sin sustento toda la teoría de que un “escritor fantasma” ayudó al Juez a escribir la sentencia.

Julio Prieto, abogado de los demandantes, aclaró que “con este informe se demuestra irrefutablemente la falsedad de las declaraciones juramentadas del ex juez Alberto Guerra, testigo estrella de la petrolera, quien debe añadir perjurio a la lista de delitos por los que tiene que responder. Esto es evidencia sólida que contradice las declaraciones de un mentiroso profesional (Guerra) al que Chevron le ha retribuido con más de dos millones de dólares por sus declaraciones”.

Como es sabido, en New York Chevron acusó a los demandantes de constituir una organización criminal y de intento de extorsión (caso RICO). Para alimentar esta narrativa Chevron hizo mudar desde Ecuador a EEUU al juez Alberto Guerra, con todos los gastos pagados a EEUU y junto a toda su familia. Como era de esperarse, Guerra, quien había sido destituido como juez por actos de corrupción, luego de cambiar varias veces su historia, testificó a favor de Chevron durante el juicio en New York, declarando bajo juramento que el JuezNicolás Zambrano no fue el autor de la sentencia, sino que él la había ayudado a redactar luego de que la recibió de Pablo Fajardo, el abogado de los pobladores ecuatorianos.

La contradicción es evidente. La evidencia sólida encontrada por el experto Christopher Racich al analizar las imágenes de los discos duros demuestra que quien escribió la sentencia debió necesariamente sentarse a hacerlo en las computadoras de la Corte porque sin lugar a dudas los textos fueron escritos ahí. “El análisis del computador Nuevo y Antiguo (utilizados por el Juez Zambrano) es consistente con estos computadores siendo utilizados para escribir la sentencia de Lago Agrio. Por ejemplo, el incremento en la cantidad de texto de la sentencia de Lago Agrio que fue añadido a los documentos de las computadoras del señor Zambrano entre octubre 2010 y febrero 2011, y estos documentos fueron editados y guardados cientos de veces durante este período”, lo que se contrapone de manera clara y directa con las declaraciones del destituido y desacreditado juez Alberto Guerra, en la Corte de Nueva York.

El experto Racich hizo además el análisis de las imágenes forenses de los dispositivos utilizados por el ex Juez Alberto Guerra y las conclusiones del informe del perito Lynch (experto designado por Chevron), y observóque no existe evidencia alguna de que “algún documento fue copiado desde un dispositivo USB a ninguna de las computadoras, Nueva o Antigua, y usado para crear ninguna parte de la Sentencia de Lago Agrio entre octubre de 2010 y febrero de 2011”, así como sostiene que “no existe ninguna evidencia de que alguna parte del juicio de Lago Agrio fuera recibida por correo electrónico o por cualquier otro medio.”

Las evidencias también demuestran que en ese computador se hicieron varias visitas a sitios de internet, en donde se podían hacer consultas e investigaciones jurídicas, como lexisnexis.com, www.lexis.com.ec, www.cervantesvirtual.com, books.google.com y www. apuntesjuridicos.com.ec.

Se determina además que la secretaria del Juez Zambrano, visitó sus cuentas personales por varias ocasiones desde los computadores analizados, lo que concuerda con las declaraciones del Juez, quien ha afirmado en varios testimonios que el trabajo lo realizó juntamente con su asistente. De igual manera se establece que ningún dispositivo USB usado por el ex –Juez Guerra u otra persona, pudo haber ingresado en esos equipos, ni ningún otro que haya contenido la sentencia del caso ambiental contra Chevron.

Resalta también que un informe forense realizado con anterioridad, en el que Chevron se basa para asegurar que los dispositivos de Guerra fueron conectados con los computadores del Juez Zambrano, es impreciso, pues no aporta datos certeros e indispensables para corroborar la afirmación; por el contrario, dice, omitieron “un paso estándar fundamental durante la formación de imágenes de cualquier equipo de computación”, que es proveer los números de serie necesarios que permitan comprobar esta afirmación. Sin estos números de serie no se puede comprobar la identidad de los dispositivos y lo que tenemos, en el mejor de los casos, es una duda. Racich, con una investigación más profunda, ha demostrado que esta duda es en realidad inexistente.

En conocimiento de este informe, Humberto Piaguaje, en representación de los ecuatorianos afectados por la petrolera, dijo que se comprueba una vez más la legalidad y legitimidad de la sentencia, pero sobre todo la mala fe de la petrolera, que usa cualquier argumento y es capaz de comprar gente para beneficiarse a costa de los daños a la salud y al ambiente que persisten y se extienden en las zonas que contaminó. Con este informe se queda sin argumentos, lo cual le significa un gran problema puesto que no tiene más argumentos para atacarnos en ninguna Corte. Luego de 21 años de lucha, “la justicia está cerca”, dice el dirigente.

***

Contactos: Unión de Afectados y Afectadas por las Operaciones de Texaco (UDAPT)

Quito Ecuador

Teléfonos: (593) 2 273533

Correo electrónico: casotexaco@gmail.com

María Eugenia Garcés: 0999225516

Nancy Rodríguez: 0999949337

Posted on mayo 6, 2015 in Sin categoría

Share the Story

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top