ANTECEDENTES Y ACTUALIDAD DEL PROCESO DEL TRATADO VINCULANTE SOBRE EMPRESAS Y DERECHOS HUMANOS

Por: Juan Auz / Terra Mater

El debate sobre la imposición de responsabilidades y
obligaciones en derecho internacional a empresas transnacionales comenzó hace más de 40 años en el seno de Naciones Unidas, específicamente cuando se discutió el primer Código de Conducta sobre Empresas Transnacionales. No obstante estos debates, la cristalización de dichas obligaciones en un instrumento internacional ha sido infructífero, principalmente porque el poder corporativo, a partir de las reformas neo-liberales implementadas en la década de los 80s, blindaron a las mismas de cualquier tipo de regulación, convirtiéndolas en actores cuya presencia se evidencia en cada rincón del mundo, con capitales que sobrepasan los presupuestos de varios estados juntos, y con capacidad de impactar negativamente en los derechos humanos y el ambiente.
No fue hasta 2011 que, por unanimidad, se aprobaron los Principios Rectores sobre Empresas
y Derechos Humanos bajo el mandato del Consejo de Derechos Humanos,1los cuales fueron
diseñados y promovidos por el profesor de derecho de la Universidad de Harvard John Ruggie,
quien fuera investido como Relator Especial sobre Derechos Humanos y Empresas en 2006.
Los Principios Rectores reposan sobre tres pilares: que los estados deben proteger los derechos humanos, que las empresas deben respetar los derechos humanos, y que se debencrear mecanismos de remediación cuando haya violaciones a los mismos.
A su vez, tras el consenso de los Principios Rectores, se creó un Grupo de Trabajo con el objetivo de implementar los mismos. Sin embargo, las numerosas críticas a los Principios Rectores, las cuales surgieron sobre todo desde sociedad civil y algunos académicos, versaron sobre el carácter voluntario de los
mismos, soslayando el debate de fondo sobre el diseño de obligaciones directas a los actores no estatales en general y las empresas en particular.2
Dicha crítica generó una polarización diplomática entre algunos países dentro del Consejo de Derechos Humanos, donde por un lado se encontraron los países que apoyaron la propuesta
de los Principios rectores, como la Unión Europea y los Estados Unidos, y por otra, los países que tomaron un giro hacia la idea de establecer obligaciones legales directamente a las empresas transnacionales, como Ecuador, Sudáfrica, China y Rusia.
En ese sentido, la delegación ecuatoriana ante los organismos internacionales comenzó a promover durante la vigésimo cuarta sesión del Consejo de Derechos Humanos, en septiembre de 2013, la necesidad de contar con un instrumento internacional para regular las actividades empresariales ante los impactos negativos que se produzcan en los derechos humanos. Dicha promoción fue propuesta formalmente por las delegaciones de Ecuador y de Sudáfrica durante la 26ta sesión de dicho órgano, en junio de 2014. Tras una votación dividida, en donde 20 Estados votaron a favor, 14 votaron en contra, y 13 se abstuvieron, se adoptó la resolución 26/93 por medio de la cual se creó un Grupo de Trabajo intergubernamental de composición abierta (GTI), con el mandato de elaborar un instrumento internacional jurídicame nte vinculante sobre los derechos humanos y las empresas transnacionales y otras empresas comerciales.
En la resolución, el Consejo decidió que los dos primeros períodos de sesiones del grupo de trabajo se consagraran a deliberaciones constructivas sobre el contenido, el alcance, la naturaleza y la forma del futuro instrumento internacional, que su primer período de sesiones se celebrara durante cinco días laborables en 2015, antes del 30º período de sesiones del Consejo, y que su primera reunión se dedicara a recabar las opiniones propuestas, oralmente o por escrito, por los Estados y los interesados pertinentes.4
Es así que durante la Primera sesión del GTI, se trabajó en torno a varias mesas, las cuales se enumeran a continuación:
1. Aplicación de los Principios Rectores sobre las Empresas y los Derechos Humanos: un compromiso renovado de todos los Estados.
2. Principios para un instrumento internacional jurídicamente vinculante sobre las empresas transnacionales y otras empresas con respecto a los derechos humanos.
3.Alcance del instrumento: empresas transnacionales y otras empresas; conceptos y naturaleza jurídica en el derecho internacional.
4. Derechos humanos que debe comprender el instrumento con respecto a las actividades de las empresas transnacionales y otras empresas.
5. Obligación de los Estados de garantizar el respeto de los derechos humanos por las empresas transnacionales y otras empresas, incluida la obligación extraterritorial.
6. Fomento de la responsabilidad de las empresas transnacionales y otras empresas de respetar los derechos humanos, incl uidas la prevención, la mitigación y la reparación.
7. Responsabilidad jurídica de las empresas transnacionales y otras empresas: ¿por qué normas se rige la responsabilidad jurídica de las empresas y para qué conductas?
8. Creación de mecanismos nacionales e in ternacionales para el acceso a vías de recurso, incluida la cooperación judicial internacional, con respecto a las vulneraciones de los derechos humanos cometidas por empresas transnacionales y otras empresas. Proyecto sobre rendición de cuentas y reparación del ACNUDH.
La segunda sesión del GIT, por otro lado, tuvo lugar del 24 al 28 de octubre de 2016 y se
discutieron los siguientes temas:
1. Revisión de los impactos sociales, económicos y ambientales relacionados a las corporaciones transnacionales (CTNs) y otros negocios empresariales y los derechos humanos y sus retos legales.
2. Obligaciones principales de los estados, incluyendo obligaciones extraterritoriales relacionadas a las CTNs y otras empresas respecto de la protección de los derechos humanos.
3.Obligaciones y responsabilidades de las CTNs y otras empresas respecto de los derechos humanos.
4. Debate abierto sobre diferentes enfoques y criterios sobre la definición futura de la amplitud del tratado internacional legalmente vinculante.
5. Fortalecimiento de la cooperación con miras a la prevención, remediación y rendición de cuentas y acceso a la justicia a nivel nacional e internacional.
6. Lecciones aprendidas y retos para acceder a remediación.
5. Es necesario recalcar la enorme participación de la sociedad civil durante las dos sesiones, quienes fueron instrumentales en la movilización teórica y de incidencia política y diplomática para que el proceso avance. Es de especial atención mencionar a dos iniciativas de campañas que aglutinan a cientos de organizaciones de la sociedad civil alrededor del mundo. Por un lado, la Alianza para el Tratado (Treaty Alliance) y por otro, la Campaña Global para Desmantelar el Poder Corporativo.
La tercera sesión del GIT está planificada para la última semana de octubre de 2017, según señaló la delegación de Ecuador, donde se tiene previsto ya contar con un primer borrador del documento que iniciaría las negociaciones concretamente.

1 John Ruggie, “Guiding Principles on Business and Human Rights: Implementing the United Nations ‘Protect, Respect and Remedy’ Framework”, 17th Session of the Human Rights Council (Geneva, Switzerland: United Nations Human Rights Council, el 21 de marzo de 2011). http://www.ohchr.org/Documents/Publications/GuidingPrinciplesBusinessHR_SP.pdf
2 Humberto Fernando Cantú Rivera, “¿Hacia un tratado internacional sobre la responsabilidad de las empresas en el ámbito de los derechos humanos? Reflexiones sobre la primera sesión del Grupo de Trabajo intergubernamental de composición abierta”, Anuario Mexicano de Derecho Internacional; Volumen XVI Enero – Diciembre 2016, el 1 de enero de 2016, 428, https://revistas.juridicas.unam.mx/index.php/derecho-internacional/article/view/532
3 United Nations Human Rights Council, Elaboration of an International Legally Binding Instrument on Transnational Corporations and Other Business Enterprises with Respect to Human Rights, A/HRC/RES/26/9, 2014.
http://www.cetim.ch/legacy/es/documents/G1408255_000.pdf
4 United Nations Human Rights Council, “Report on the First Session of the Open – Ended Intergovernmental Working Group on Transnational Corporations and Other Business Enterprises with Respect to Human Rights, with the Mandate of Elaborating an International Legally Binding Instrument”, 31st Session of the HRC (Geneva, Switzerland: United Nations, el 2 de mayo de 2016). https://documents-dds-ny.un.org/doc/UNDOC/GEN/G16/018/25/PDF/G1601825.pdf?OpenElemen
5 http://www.ohchr.org/EN/HRBodies/HRC/WGTransCorp/Session2/Pages/Session2.aspx

Posted on julio 19, 2017 in Tratado Vinculante

Share the Story

Back to Top