CHEVRON NO ES BUENA REFERENCIA, FRACASA EN INTENTO DE COOPTAR ORGANISMOS DE DERECHOS HUMANOS

 

Quito, 22 de junio de 2017.- La OEA, cierra las puertas a Chevron Corp., por captar un puesto en el Consejo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, al no haber elegido a Douglass Cassel, como uno de sus miembros.

La decisión de la OEA fue resultado de la protesta presentada a los miembros de la Organización de Estados Americanos, a través de una carta pública promovida por la Unión de Afectados por Texaco  y otras organizaciones sociales y de derechos humanos que operan en el Ecuador, como la Plataforma Interamericana de Derechos Humanos, INREDH y CDES, y que tuvo el apoyo de decenas de organizaciones y personalidades de la región y aún de otros continentes.

La carta firmada por el Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, organizaciones ambientalistas y de derechos humanos regionales y nacionales, desde Canadá hasta Argentina, puso en evidencia el trabajo realizado por Cassel, como asesor de Chevron, en franca oposición a la defensa de los derechos humanos de los indígenas y colonos ecuatorianos, que son violentados por la petrolera, desde el inicio de sus operaciones en los años 60 del siglo pasados, hasta la fecha, al no cumplir su obligación de pagar la sentencia emitida por una Corte ecuatoriana, negando a los afectados la posibilidad de reparar los territorios contaminados y cortar el ciclo de afectaciones por la contaminación que permanece en la zona.

Cassel ha jugado un papel fundamental en el intento de Chevron de evadir la justicia ecuatoriana y ha puesto por sobre los derechos humanos, elementos del derecho societario, bajo los cuáles la corporación trata de evadir su responsabilidad.  El abogado, que tiene una amplia trayectoria académica, fue capaz de cuestionar a los demandantes ecuatorianos y acusarlos de no tener pruebas que determinen que los tóxicos de la industria extractiva, hayan sido los causantes de las graves enfermedades, entre ellas el cáncer, que sufre la población de la Amazonía ecuatoriana, en una posición contraria, incluso a informes firmados por la misma CIDH, que  luego de una visita a las zonas de operación de Texaco (ahora Chevron) en la Amazonía ecuatoriana y mediante el cual resaltan que los datos obtenidos “dan fe del riesgo considerable para la vida y la salud humana que representan las actividades de explotación petrolera en el Oriente”.

La decisión fue reconocida por los promotores de la carta abierta.  William Lucitante, Coordinador Ejecutivo de la Unión de Afectados/as por Texaco, consideró que esta es otra batalla ganada por la sociedad, en favor de la justicia, no solo de los pueblos amazónicos de Ecuador, sino de toda América.

Posted on junio 23, 2017 in Blog

Share the Story

About the Author

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top